problemas

La R.A.E. define problema, entre otras acepciones, como:

  1. Cuestión que se trata de aclarar.
  2. Proposición o dificultad de solución dudosa.
  3. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

Independientemente de la connotación negativa que puede tener la palabra problema o el tener uno varios problemas podemos encontrar una vertiente positiva una vez que nos encontramos con ellos. Veamos 10 aspectos positivos relacionados con tener problemas:

  1. Lo inexorable. De las pocas cosas que tenemos seguras es que estar vivo supone tener problemas a lo largo de nuestra vida. La no existencia de problemas tiene que ver con no estar ya en el mundo o bien con no estar en condiciones de poder afrontarlos debido, normalmente, a enfermedades que nos alejan de estar en un estado mental o de conciencia adecuado.
  2. Tener problemas es estar vivo. Problemas tienen quienes se arriesgan, quienes quieren ir más allá, quienes quieren alejarse de su zona de confort. Tener problemas significa crecer y evolucionar.
  3. Ponen a prueba nuestro ingenio. A cada problema una o varias soluciones, las dificultades nos activan y nos obligan a pensar, a ser resolutivos y a transitar caminos que seguramente nos van a enriquecer.
  4. Afrontar y solucionar problemas nos hace valorar más lo que tenemos y lo que conseguimos. Cuando somos capaces de resolver una dificultad nos sentimos mejor y más orgullosos aumentando nuestro empoderamiento y nuestra seguridad en nosotros mismos.
  5. Los problemas nos ayudan a andar nuestro camino. Estar en movimiento, pelear por lo que queremos, afrontar dificultades, tropezar, levantarnos y seguir nos acerca cada vez más a un estado en el que nos sentimos más satisfechos y realizados.
  6. Es difícil madurar sin haber afrontado y resuelto dificultades. Nuestra trayectoria vital y profesional va a estar marcada por altibajos y de lo resolutivos que seamos, en los malos momentos, dependerá, en gran medida, volver a tener épocas positivas y de bonanza.
  7. La teoría y la práctica. Tener problemas, afrontarlos y salir victorioso vale más que toda la teoría que hemos visto, leído o escuchado acerca de la resolución de dificultades. Cuando te cuentan las cosas normalmente las olvidas, cuando contemplas lo que les pasa a otros te acercas más al núcleo si te interesas y empatizas, pero cuando te pasa a ti te conviertes en el protagonista y en el responsable de la gestión de tu propio barco en la tormenta.
  8. La ambición. Quién aspira a conseguir altas metas tiene que pagar un precio,  Messi superó un problema relacionado con su crecimiento físico, Cristiano Ronaldo se crió en una familia humilde y tuvo que dejar su casa y su familia, siendo muy joven, para perseguir su sueño. Obama tuvo que hacer un grandísimo esfuerzo para ser el Presidente de Estados Unidos por tener un apellido Africano y ser negro. Nadie que haya conseguido llegar a la cima se ha librado de tener piedras en el camino.
  9. Congelarse y quedarse parado. Quién no tiene, no afronta o evita las dificultades no crece y permanece estático. La vida, el trabajo, las relaciones familiares y personales son cambiantes y si no nos acompasamos con esos cambios corremos el serio peligro de quedar en fuera de juego. Por lo tanto bienvenidos sean los retos.
  10. Mírate. Piensa por un momento en tres cosas de las que te sientas muy orgulloso, una vez que las tengas analízalas y dime si no tuviste que afrontar o resolver problemas, retos o dificultades hasta que saliste triunfante. ¿Piensas que si no hubieras “cogido el toro por los cuernos” las cosas hubieran resultado de la misma manera?

Si todavía no te he convencido podemos recurrir a las matemáticas, normalmente un problema suele tener varias soluciones. Por lo tanto los números conspiran a nuestro favor y elevan las posibilidades de poder acertar escogiendo entre varias alternativas o bien utilizando más de una.

Tags: , , , , , , , , , , , ,