Etic_educa

Salgo de casa y bajo al garaje a coger el coche, me encuentro con una vecina y le digo “hola” dos veces. La primera porque cortesía obliga y la segunda porque aplico mi buena fe y mi confianza en la especie pensando que no me ha escuchado. Como respuesta una mirada que me acojona y ningún sonido gutural. Cojo el coche y el conductor de delante sortea, en un paso de cebra, a una mamá con un carrito de bebé no sea que le vayan a multar por parar. Enciendo la televisión y veo a un energúmeno haciendo una entrada por detrás a una incauta peatona en Barcelona digna de Pepe (defensa del Real Madrid para más señas). En una de mis ahora frecuentes incursiones en Madrid capital cojo el metro, que va repleto, y la entrada de un anciano provoca un efecto sopor aderezado con unas gotitas de despiste en todos los paisanos/as que van sentados provocando la invisibilidad del pobre señor y por lo tanto la imposibilidad de cederle el asiento…..culpa suya. Vuelvo a encender la televisión y me encuentro a los políticos calentando para las campañas electorales que se avecinan en los próximos meses, su tono y su discurso reflejan el concepto y la consideración que tienen estos y sus asesores de la gente a la que se dirigen.

Por cierto, seguro que algunos de los protagonistas de estos hechos tienen un empleo. Es más, es muy probable que en algunas de las charlas, formales o informales, o reuniones que hayan mantenido en los últimos días hayan hablado de ética empresarial, de valores, de misión, de responsabilidad social corporativa y de que las personas son el activo más importante que una empresa posee.

Ante este panorama me surge alguna pregunta, ¿qué fue antes?, ¿el huevo o la gallina?, ¿construimos la casa por los cimientos o por el tejado?, ¿el incívico se civiliza, y viceversa, en función del entorno?, ¿es culpable la polución de todo esto?

Voy a darle una vuelta.

Tags: , , , , , ,