eecommerce_suscipite

Hoy en día, los consumidores esperamos comprar cualquier tipo de producto en cualquier momento, desde cualquier parte del mundo, desde cualquier canal o dispositivo, y poder recogerlo o que nos lo entreguen en el lugar y momento que nosotros digamos.

Con lo que el Ecommerce (Comercio Electrónico) pasa a ser “EEcommerce” (Everywhere Everytime Commerce), comercio en cualquier momento y lugar.

Esto presenta nuevos retos a las compañías:

– La omnicanalidad de los clientes, que saltan del mundo Off al mundo ON sin contemplaciones obliga a una adaptación tecnológica para poder prestar ese servicio que están demandando… así mismo dentro del mundo On no paramos de cambiar de dispositivos, cada día florecen nuevos Smartphone, portátiles, sistemas operativos, tabletas… por cierto, el presente está en el Smartphone, el futuro… puede que no hayamos visto aún la luz del nuevo dispositivo que nos cambie la vida.

– Reinventar la logística, ya no es la empresa, sino el cliente quien decide donde y cuando quiere que le entreguen sus compras, y el “ahora mismo” cobrará mayor importancia cada día que pase. Los costes del “envío” tienen que bajar, tanto por las empresas que nos prestan el servicio, como el coste que le imputamos nosotros a los clientes.

– Coherencia en la experiencia. En un mundo globalizado estamos obligados a dar un trato personalizado  y “local” en aquellos países en los que nos encontremos, pero nos obliga igualmente a unificar una coherencia en nuestros valores de marca, en los rasgos que nos diferencian de la competencia.

– Big data. Analizar y personalizar la experiencia de compra según el comportamiento del cliente y de otros similares a él. Buscar la excelencia en el servicio adelantándonos a sus comportamientos. Fundamental homogeneizar la información del mundo Off y On, para poder tener una visión completa del cliente.

– Garantía clara y visible. Un cliente tiene que tener claro en todo momento que esperar de nosotros, que esperar de esa compra: ¿Qué ocurre si mi producto llega mal? ¿Qué ocurre si quiero devolverlo? ¿Qué ocurre si quiero cambiar algo, hacer alguna pregunta? ¿Es mi compra segura?

– Facilitar la compra. Como es lógico pensar, cuantas menos trabas pongamos para comprar, mayor éxito tendremos. Proporcionar distintos medios de pago, en la mayoría de las plataformas, disminuir los clics hasta la compra, recordar lo que el cliente tiene en el carrito, poder cambiar o modificarlo en todo momento sin necesidad de salir de la navegación…

– Innovar con cabeza. Más importante que tener la última tecnología es conocer el comportamiento de los clientes, y adaptar esta tecnología a sus necesidades. Todo avanza debe tener como objetivo el mejorar la experiencia del cliente y la excelencia en el proceso de compra.

El comercio “tradicional” que no se adapte, y se suba al carro del “eecommerce” está destinado a desaparecer, nuestro competidor ya no está a la vuelta de la esquina, sino que se encuentra en la otra parte del mundo, y que pone sus productos en la casa de nuestros clientes a un menor precio. Aumenta nuestra competencia, pero también aumenta nuestro público objetivo, aprovechemos esta oportunidad.

No es necesario tener una gran empresa para poner dar el salto al mundo digital, existe multitud de Marketplace que nos facilitan la plataforma, la tecnología, la logística, el posicionamiento, etc. para que nosotros simplemente tengamos que centrarnos en nuestro negocio…

Tags: , , , , , , ,