1284739196_121704554_8-Vendo-Negocio-Tienda-Mixta-y-licorera-Barrio-belen-1284739196

En mi barrio existe una pequeña tienda de comestibles que lleva abierta más de 30 años. Es una tienda regentada por un padre de unos setenta años y un hijo de unos cuarenta y cinco en la que puedes comprar de casi todo a pesar de no ser muy grande.

Reflexionando acerca de cómo gestionan su negocio me han venido a la cabeza una serie de ideas que me gustaría compartir con vosotros. Aquí van:

– El tendero de mi barrio no necesita que nadie le diga que tiene que sonreír y tratar a su cliente como si fuera especial. Él sabe, desde hace muchos años, que un cliente cuidado y mimado es un cliente fiel.

– El tendero de mi barrio tiene claro que en un negocio no se está para perder dinero pero es muy frecuente que cuando un papá o una mamá hacen la compra le regale a su crío un eskalofrío, una piruleta o unas gominolas. La cara de alegría del chaval es indescriptible pero la de su progenitor expresa agradecimiento por lo feliz que le ha hecho a su hijo.

– El tendero de mi barrio te dice, cuando vas a comprar a última hora de la tarde,  “que pases muy buena noche” y sientes calidez y sinceridad en sus palabras.

– El tendero de mi barrio no puede competir con los precios de una gran superficie pero sabe que su trato y su amabilidad vale mucho más que esos 20 céntimos de más que pago por un cartón de leche.

– El tendero de mi barrio conoce cuando alguien está malo o tiene algún familiar enfermo y no pierde la ocasión de interesarse por la situación y desear una pronta recuperación al convaleciente.

– El tendero de mi barrio siempre tiene cola en su establecimiento. En gran medida es porque tiene mucha clientela pero también porque invierte el tiempo que necesita cada uno de sus clientes.

– El tendero de mi barrio me regala siempre 5 caramelos independientemente de que me gaste 45 céntimos o 45 euros en su tienda. Con ello muestra que es grosero y hortera poner precio a los detalles.

– El tendero de mi barrio no ha encargado ningún estudio del perfil de su cliente pero tiene un buen surtido de productos de las provincias de las que son originarios muchos de sus compradores habituales.

– El tendero de mi barrio posee una cualidad que le hace especial a día de hoy, y es que da los buenos días, las buenas tardes y practica fórmulas de cortesía que hemos escuchado durante toda la vida pero que a día de hoy apenas se utilizan.

– El tendero de mi barrio está involucrado en actividades solidarias de la zona. Recoge tapones, vende lotería para reformar la parroquia etc.

– El tendero de mi barrio seguramente no ha escuchado nunca la expresión “salario emocional” pero él tiene muy claro que una buena parte de sus ingresos tienen su origen en el agradecimiento de aquél que recibe cariño, aliento, una palabra afectuosa o una simple conversación de 5 minutos.

En resumen, si el tendero de mi barrio leyera este artículo se extrañaría porque alguien resalte una serie de cualidades a las que él seguramente no les da importancia porque “él es así”.

Moraleja: Invertimos mucho tiempo y dinero en encontrar la fórmula mágica para conseguir más clientes y evitar que los que ya tenemos se den de baja o se fuguen con otro proveedor. Quizás y solo quizás la respuesta esté en visitar pequeños comercios de los denominados como “de toda la vida” y ver cómo trabajan porque al fin y al cabo estos “héroes” llevan unos cuantos lustros en crisis y ahí siguen aguantando muchos de ellos. Aquí os dejo los motivos por los que debemos prestarles atención:

– El tendero de mi barrio se ha enfrentado en los últimos 30 años a un par de grandes recesiones. En la última andamos todos inmersos.

– El tendero de mi barrio aguantó la creación de los mercados, de los supermercados de barrio y por último de las grandes superficies.

– El tendero de mi barrio ha sufrido una ley que da una libertad casi absoluta a las grandes superficies para abrir cuando les plazca.

– El tendero de mi barrio se ha enfrentado, en los últimos años, a la feroz competencia de pequeñas tiendas que clonan las suyas y que compiten con productos de peor calidad, pero más baratos, y con unos horarios de comercio de más de 12 horas de apertura ininterrumpida.

Y a pesar de todo ello sobrevive porque no teniendo ni idea de lo que es una DAFO ni  de lo que es y representa un nicho de mercado ha encontrado su sitio apelando a la calidad de sus productos y a un trato excelente con sus clientes.

Tags: , , , , , , , , , ,