work-balance-570x380

Una de las cuestiones que entiendo como importante a la hora de llevar a buen puerto la auditoría es valorar dónde vamos a realizarla. Para mí no es una cuestión baladí y por lo tanto pienso que tenemos que tenerlo presente y actuar con inteligencia.

Si la auditoría es, en ocasiones, percibida por nuestros colaboradores como un momento incómodo e incluso desagradable tenemos que reflexionar sobre ello y llegar a una serie de conclusiones que a buen seguro nos llevarán a hacer cambios. Uno de ellos puede ser valorar la importancia de hallar un sitio que reúna las condiciones físicas y ambientales para poder tener una charla tranquila y fructífera con nuestro colaborador.

La importancia del lugar a la hora de auditar puede ser discutible u opinable así que prefiero aportaros 7 motivos que espero os sirvan para convenceros de que merece la pena trabajar este aspecto:

  1. Hace bastantes siglos el General chino Tsu Zu afirmó que el triunfo ideal era aquél en el que no había que pelear, por lo tanto, y para no incentivar la tensión, busquemos un territorio neutral en la batalla por lograr que nuestros colaboradores aporten su mejor versión. Ese territorio debe ser aquél que esté lo suficientemente alejado del departamento para que esa persona no esté en el punto de mira de toda la gente del área que transita por allí. Si entendemos que la auditoría es un momento para contrastar, discrepar, reforzar, asumir, ceder, asimilar, empatizar y desahogarse, desde un plano de igualdad entre las partes, tenemos que buscar un territorio en el que simbólicamente tú no peses menos que yo y yo no pese más que tú.
  2. El mejor sitio es aquél que no está en un pasillo o zona común como cafeterías y áreas de descanso.  Cuanta menos gente transite por nuestra ubicación mejor.
  3. Controla la iluminación del sitio. La mejor manera de controlarla es preguntar a tu interlocutor si se siente cómodo con la iluminación del sitio.
  4. Independientemente de que busquemos un lugar tranquilo intentemos que tenga cierta apertura al exterior. Daremos una imagen de normalidad quitando, a su vez, trascendencia al asunto. Una cosa es que busquemos lugares tranquilos y otra que pretendamos ocultarnos. No hay motivo.
  5. Busca un espacio lo más funcional posible. Una mesa, sillas y poco más, como mucho ofrece a tu interlocutor un café, agua, un refresco etc. Con eso será suficiente.
  6. Si decides llevarte un portátil a la sala que sea porque lo vas a utilizar para trabajar con tu colaborador utilizando una escucha como base, si no vas a hacer ese trabajo plantéate si realmente lo necesitas. No es excusa el que la gente lo use, piensa si es necesario.
  7. Y lo más importante, una vez que has seguido los 6 primeros puntos pregunta a tu interlocutor, con una cálida sonrisa, si se encuentra a gusto. Si la respuesta es afirmativa comienza a trabajar con él y si no le ves muy convencido inicia tu auditoría sondeando el motivo por el cual no lo está. Será una excelente manera de comenzar tu sesión de “X” con tu colaborador.

Tags: , , , , , , ,